[Desde mayo de 2001]
laexcepcion_logo
Portada Actualidad Asuntos Contemporaneos Nuestras Claves Reseñas

 

Inicio > Reseñas > Cine

ENTREVISTA A LUIS ÁNGEL RUIZ
El cine de Woody Allen a la luz del pensamiento posmoderno
© Simón Itunberri (@SItunberri / situnberri@gmail.com)
www.laexcepcion.com (4 de diciembre de 2017)

Luis Ángel Ruiz se doctoró en Filología Hispánica con la tesis Secularización, hermenéutica y posmodernidad: El cine de Woody Allen a la luz del existencialismo, el psicoanálisis y la deconstrucción (2014). Ruiz, que también está graduado en Teología, está preparando un libro sobre el mundo religioso en el cine de Allen como análisis de la búsqueda de Dios en la posmodernidad.

¿Qué te llevó a realizar una tesis sobre la posmodernidad en el cine de Woody Allen?

La época en la que vivimos, y el que Woody Allen sea un icono de la posmodernidad y la hermenéutica en en ese ámbito. Quizás el detonante, o uno de ellos, fuera su comedia Desmontando a Harry (Deconstructing Harry, una clara alusión a la deconstrucción filosófica de Jacques Derrida).

¿Podrías sintetizar las conclusiones a las que llegaste al realizar tu tesis?

La tesis iba también sobre hermenéutica, ciencia ésta de interpretación de los textos, y de la vida como texto que hermeneutizar o interpretar. De hecho, Woody Allen se pregunta recurrentemente en sus películas, por ejemplo, sobre el sentido de la vida, entre otras muchas cosas.

El cine de Woody Allen se podría encuadrar dentro de la cultura posmoderna, pero en varias de sus películas (como Delitos y faltas, Match Point o Cassandra's Dream) ofrece planteamientos que podríamos considerar “clásicos” sobre la fundamentación de la ética, cuestionando el relativismo moral, o planteando hasta qué extremos podría llevarnos este. ¿Crees que Allen se acerca aquí al pensamiento de autores cristianos como Dostoyevski (al que frecuentemente cita en sus películas)?

Aunque Woody Allen tenga una gran admiración por el cine clásico, los clásicos de la literatura, etcétera, siempre se cuestiona todo lo clásico y el orden establecido.

El director neoyorquino en varias ocasiones ha aseverado que para él todo en la vida depende de la suerte y de si uno, cuando comete un delito, crimen, etcétera, es capaz de cargar luego con la culpa y con ello. También cree que tiene más mérito ser bueno por creer que es lo mejor o por no dañar al otro, que por el miedo que pueda tener un creyente al castigo divino.

Woody Allen, aun siendo de origen judío, no es creyente, pero la temática religiosa aparece, en mayor o menor medida, en todas sus películas, a veces tratada desde la filosofía, otras desde el humor, otras desde una combinación de ambos. Como cristiano que eres, ¿cómo valoras el tratamiento de la fe en el cine de Allen?

Woody Allen es un judío secular o secularizado, con todo lo que eso implica. Como buen judío, es capaz de reírse de sí mismo y de sus costumbres y religión sin resultar ofensivo, al igual que Larry David, por ejemplo. Por otra parte, el hacer cine, y más con el humor con el que lo hace, le sirve según él para no pensar en las cuestiones existenciales y transcendentales que lo agobian. Pero es más, su labor cinematográfica, calificada en buena medida como comedia dialogada, yo diría que es no sólo una forma de plantear y exorcizar sus miedos e inquietudes existenciales y transcendentales, sino además una forma de hablar, dialogar, monologar y monodialogar con todo ello y, en definitiva, con Dios, sobre el que también se pregunta recurrentemente y a quien de alguna forma no deja de buscar y de dirigirse directa o indirectamente de forma secularizada y posmoderna. La posmodernidad está constatando una vuelta a lo transcendente, espiritual y divino. Sobre todas estas cuestiones es sobre lo que trata el libro que estoy planteando.

¿Qué objetivos tiene ese libro y a qué público va dirigido?

El libro, con los planteamientos de los que acabo de hablar, va dirigido a un público medianamente instruido, desde estudiantes y profesores de filosofía, religión o estudios de bachillerato o universidad vinculados con el cine, a estudiantes y profesores universitarios de letras en general, así como a cualquier persona interesada en el cine en general, en Woody Allen en particular, o en las cuestiones existenciales y transcendentes y la existencia y búsqueda de Dios.

¿Cuál de las películas de Woody Allen te resulta más interesante y por qué?

Cada una de ellas tiene su interés intrínseco y particular, pero la comedia romántica de Medianoche en París me parece preciosa. Absolutamente recomendable e imprescindible en relación con el mundo de los sueños que tenemos y perseguimos en la vida. Da que pensar y es de esas obras sobre las que uno siempre vuelve.

Aunque Woody Allen no sabe español, ¿has pensado en comunicarle de algún modo la realización de tu tesis y tu interés por su cine?

Pues sí, especialmente cuando publique el libro que estoy escribiendo, pero tengo entendido que no es fácil que él venga; tampoco le atraen los premios ni reconocimientos.

¿Qué otros directores de cine, o películas concretas, encuentras especialmente interesantes, y por qué?

El club de los emperadores, sobre la labor de la educación, Family Man (me encanta, y da qué pensar), La leyenda del pianista en el océano, dirigida por Giusepe Tornatore y con música de Ennio Morricone, el director y el músico de Cinema Paradiso. Esta última es preciosa.

¿Qué te aporta personalmente el cine en general?

Es un placer, una escuela de la vida; algunas películas, especialmente las clásicas, me retrotraen a mi infancia.

© LaExcepción.com

[Página Inicial] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
laexcepcion@laexcepcion.com