[Desde mayo de 2001]
laexcepcion_logo
Portada | Actualidad | Asuntos Contemporaneos | Nuestras Claves | Reseñas

 

Inicio > Asuntos Contemporáneos > Política Internacional

Verdades y mentiras sobre Siria (VII): Los medios de masas
© Guillermo Sánchez
www.laexcepcion.com (11 de noviembre de 2013)

Veintinueve preguntas, con sus respuestas, sobre el papel de los grandes medios de comunicación en relación con el conflicto sirio.


1. ¿Quién posee hoy en día la totalidad de los grandes medios de información?

La concentración empresarial producida por la globalización y por la desaparición de medios con la crisis está provocando que la prensa habitual se vaya aglutinando más aun que antes en pocas (y poderosísimas) manos. Los principales intereses de los grandes medios «ni siquiera radican muchas veces en los medios de comunicación, sino en el sector petrolífero y otras áreas de la economía» (Rebelión, 14.10.13)

«La crisis que atraviesa el periodismo impreso provoca que, como baratijas, sean adquiridos por los grandes magnates los otrora poderosos rotativos. El mayor problema es que los grandes capitalistas compran directamente los medios y afianzan cada vez más el control de la libertad de expresión y del debate político» (Luis Beaton, Red Voltaire, 15.9.13).


2. ¿Cuál es la principal fuente sobre la situación en Siria?

En 2011 Thierry Meyssan denunciaba todos los datos sobre Siria «provienen de una sola fuente: el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede… en Londres, cuyos responsables se escudan tras el más estricto anonimato. ¿Qué valor pueden tener esas graves acusaciones si no se confrontan con los informes de otras fuentes? ¿Por qué instituciones como la Oficina del Alto Comisario de la ONU para los Derechos Humanos se hacen eco de tales acusaciones sin tomarse el trabajo de comprobar su veracidad?» (Red Voltaire, 29.11.11; sobre este "observatorio", ver la parte VIII de nuestra serie).


3. ¿Es fiable la BBC británica, famosa por su tradicional rigor informativo?

«La página web de la cadena británica BBC News usó una foto tomada en Irak en 2003, para ilustrar la matanza de la localidad de Houla, en Siria. […] Al publicar la foto, la redacción del sitio de BBC mencionó que la imagen había sido tomada en Houla por un activista desconocido y que era imposible verificar su autenticidad. No obstante los periodistas de The Daily Telegraph han hallado al autor de la foto, quien declaró que ilustrar una masacre con la imagen de otra, no es más que propaganda. La BBC ya ha eliminado esta foto de su página web, alegando que la publicaron porque fue la primera que apareció en Internet después del suceso» (RT, 28.5.12).

Obviamente, si nadie hubiera denunciado el montaje, ahí habría quedado, como ocurre con tantas falsedades publicadas por los medios. Y aunque alguna puntualmente se desmienta, como ésta, en la mayoría de los ciudadanos que consumen estos medios queda una impresión completamente manipulada.


4. ¿Cómo informa la cadena Al Yasira?

«Al menos desde el 11-S, Al Yasira siempre ha sido funcional a los intereses del Imperio, pero no es menos cierto que antes disimulaba mejor. Desde su campaña contra Libia, su sesgo ya resulta pintoresco de puro descarado» (La Excepción, 6.4.12; ver también LaExcepción, 2.4.11).

«El excorresponsal del canal qatarí Al-Jazeera [o Al Yasira] en Alemania, Aktham Suleiman, […] presentó su dimisión, pues el canal se convirtió en un instrumento político y de inteligencia en manos de Catar que abandonó su profesionalidad a favor de una agenda impuesta por el gobierno de ese país en el tratamiento informativo de los hechos de actualidad en la región, denunció. La cobertura del canal sobre lo ocurrido en Libia fue parcial y no neutral, e ignoró los terribles asesinatos y el caos imperante allí, remarcó Suleiman. […]

»En cuanto al enfoque del canal sobre lo que ocurre en Siria, el periodista aseveró que alimenta la crisis, ya que hace caso omiso de una parte (el gobierno, ejército y el pueblo sirios) y glorifica a la otra (los insurgentes), a pesar de las pruebas que demuestran los muchos crímenes de estos últimos.

»Según Suleiman, el eclipse profesional y ético del canal influyó en una estrepitosa caída del número de televidentes» (Prensa Latina, 29.12.12). Tristemente, poco importa eso en Occidente (el ámbito que cuenta para las decisiones genocidas), donde se usa profusamente la "información" de esa emisora contra Siria.

Véase también el testimonio del periodista William Parra sobre las manipulaciones de esta cadena (Público, 31.8.13).


5. Estas manipulaciones, ¿son algo nuevo?

Alfredo Embid y Thierry Meyssan exponen numerosos ejemplos y pruebas de manipulación informativa acerca del gobierno de Asad, recordando cómo en el pasado Estados Unidos también organizó montajes para conmover al público ingenuo y para justificar ataques, como cuando se acusó falsamente al régimen Sadam Hussein de desconectar en Kuwait las incubadoras de los bebés de un hospital (CIAR, 1.12.11).

Ver también "Propaganda de guerra psicológica contra Libia y Siria" (CIAR, 12.7.11).


6. ¿Qué ejemplos tenemos de manipulación en la televisión?

La manipulación en la televisión es permanente e hipnotizante. Por ejemplo, la Plataforma "No a la Guerra Imperialista" de Madrid denuncia en un comunicado el reportaje "Siria, la lucha sin fin" emitido por el programa "Informe Semanal" de TVE en febrero de 2012, «donde se daba por supuesta la naturaleza antidemocrática del Gobierno sirio, y se cedía todo el protagonismo de las manifestaciones pro-democráticas a los grupos armados insurgentes. […] No se daba el mismo lujo de detalles de los funerales de policías y militares muertos en los enfrentamientos contra las bandas insurgentes, ni tampoco de las manifestaciones pacíficas a favor del proceso de reformas y del diálogo nacional, silenciando a la oposición legal del interior del país que busca cambios sin recurrir a la violencia.

»Se responsabilizaba, en cambio, de la violencia únicamente al Gobierno, silenciándose todas las reformas ya aprobadas y en curso, el multipartidismo, la libertad religiosa y de expresión, las diferentes amnistías otorgadas por el Gobierno sirio, la última en enero pasado.

»Ninguna referencia a las elecciones presidenciales por las cuales ha sido elegido el actual Presidente sirio, ninguna referencia a la libertad de prensa, o al laicismo en la educación y demás esferas de la vida pública, ninguna referencia a la igualdad entre hombres y mujeres en la legislación siria, o a la constitución de una Asamblea Popular con representación multipartidista» (CIAR, 14.2.12).


7. ¿Y ejemplos de vídeos de Internet manipulados?

En el vídeo "Western Media Pays For Death Scenes In Syria" se pueden ver muchas pruebas de manipulación con el objetivo de denigrar al gobierno de Asad: un hombre dice ser desertor del ejército de Asad sumado a la resistencia, pero en un vídeo de fecha posterior aparece actuando como supuesto soldado del ejército sirio, disparando impunemente a los civiles. También se le ve en una evidente actuación como "matón de Asad". Un mismo individuo se presenta en un vídeo como desertor del ejército sirio, y en otro aparece como víctima civil. Hay escenas de supuestas víctimas, perfectamente sanas, ensayando lo que tienen que decir para aparecer como gravemente heridas para la grabacion de Al Yasira. Se ven los preparativos de un "escenario de masacre" (provocada por el gobierno, por supuesto), con actores manchados de falsa sangre que luego simulan estar muertos.

Añadiendo datos a los ya expuestos en nuestra parte III, la monja siria Agnès-Mariam de la Croix, integrante del movimiento para la reconciliación entre comunidades en Siria, presenta un nuevo informe que muestra que los vídeos que supuestamente prueban el uso de armas químicas de Damasco contra su pueblo son burdos montajes (Telesur, 11.10.13).


8. ¿Son fiables todos los periodistas que trabajan sobre el terreno en Siria?

El periodista colombiano William Parra explica cómo actuaban algunos periodistas: «Los rebeldes se entrenaban y refugiaban en Turquía, donde tenían sus bases. Allí tenían a los periodistas, los llevaban de excursión algún rato a Alepo, recogían algún testimonio de algún civil y se volvían a Turquía. Imagina el rigor y libertad del testimonio de ese civil que lo está entrevistando un periodista rodeado de milicianos rebeldes» (Público, 31.8.13).


9. ¿Hay falsos periodistas en Siria?

Según Parra, «es evidente que había muchos espías infiltrados como periodistas». Cuenta él: «Estando yo en Siria murió en un tiroteo una periodista japonesa que viajaba en un coche con los rebeldes. Primero se dijo que mataron a cuatro periodistas, luego que se trataba de un muerto y tres desaparecidos. No es fácil comprender cómo en un tiroteo muere uno y tres desaparecen. Al final allí se supo que los "desaparecidos" que iban con la periodista japonesa eran tres generales japoneses. El Ejército sirio reconoció que disparó al vehículo donde viajaban porque formaba parte de un convoy rebelde, al final Japón no montó mayor escándalo y no se habló más del asunto. Si de verdad hubieran muerto cuatro periodistas, como dijeron, se hubiera organizado más lío, de modo que todos prefirieron no remover el tema» (Público, 31.8.13).

 «La colaboración de los falsos periodistas o de periodistas que trabajan para los servicios de inteligencia de Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos con los grupos terroristas es algo habitual en Siria, como lo fue anteriormente en Libia. […]

»Es el caso del reportero del diario inglés The Sunday Times, Paul Conroy, agente de los servicios secretos británicos, que se muestra en una foto rodeado de sus amiguitos en Libia junto con los líderes de Al-Qaeda» (CIAR, 27.3.12).


10. ¿Hay más datos sobre complicidad entre algunos periodistas y los terroristas?

«Se ha revelado que un equipo de la CNN fue cómplice de terrorismo al coordinarse con saboteadores de un oleoducto que pasa próximo al distrito al-Sulaymanieh, de la ciudad de Homs, a unos 162 kilómetros al norte de Damasco para poder filmar el ataque.»

Un ex comando de los infantes de marina participó en la guerra contra Irak y fue contratado por la CNN para entrar clandestinamente en Homs... mientras la CNN informaba de que el ejército sirio había atacado un oleoducto. «Es evidentemente absurdo que el ejército del gobierno bombardee los oleoductos del mismo gobierno, igual que lo es que esté detrás de los crecientes ataques terroristas contra sus propias instalaciones militares y civiles.»

«La televisión siria incluso pasó imágenes en las que se percibe cómo el equipo estadounidense grababa con anticipación el punto donde los terroristas sabotearían el oleoducto. Eso demuestra que tenían contacto directo con los grupos armados, conocían de sus planes, lo cual lo hacen cómplice de la violencia terrorista contra Siria.»

«Una de las figuras favoritas del falso "periodismo-ciudadano" (que promueve la asociación Avaaz […]) es Danny Dayem. Este agitador dijo que la localidad al-Khalidiyeh, en Homs, estaba siendo bombardeada por fuerzas del ejército sirio, pero se difundió una grabación que cuestionaba su veracidad en la que "el propio Dayem aparece coordinando los efectos de sonido de disparos y bombardeo con su equipo para adjuntarlo al vídeo. Ante las críticas que suscitó en algunos medios estadounidenses tal fabricación, la CNN se vio obligada a realizar una entrevista a Dayem, a quien presentó entonces como un activista y no como un periodista de su personal, y borró una foto de él tomada con el equipo de ese servicio que estaba actuando clandestinamente en Homs» (CIAR, 27.3.12).


11. ¿Qué otras manipulaciones informativas sobre Siria se pueden probar?

El sacerdote católico Andrew Halemba, experto en Medio Oriente de la fundación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), explica que «algunas crónicas de medios occidentales son recibidas aquí como un gran ultraje» y que «la gente aquí se siente explotada y decepcionada por los medios internacionales. Están de acuerdo en que Occidente está sólo persiguiendo sus propios intereses

Añade: «"Somos testigos de vulgares falsedades que descaradamente y sin vergüenza inflan una pequeña manifestación de unas 50 personas convirtiéndola en una manifestación mayor con centenares o incluso miles de personas". "Las fotos se hacen con retazos de diferentes trozos, usando un software de procesamiento de imágenes en estudios creados especialmente a este propósito". Al Jazeera ha sido acusada de falsear imágenes usadas en nuevos reportajes para incrementar el tamaño de una multitud. Los críticos mantienen que en una imagen la misma gente aparece en la foto varias veces» (Zenit, 10.7.12).

El número 66 de la revista Amor y Rabia (julio de 2013) documenta numerosas manipulaciones informativas: la bloguera lesbiana que narraba las atrocidades de Asad… y que en realidad era un barbudo norteamericano afincado en Escocia; la chica asesinada, "primera mártir de la revolución"… que resulta que se había escapado de casa y estaba viva; el uso de imágenes de otros lugares publicadas como si estuvieran tomadas en Siria; la manipulación de fotografías con Photoshop; la exhibición de imágenes de manifestaciones de apoyo a Asad, como si fueran contrarias a él, y muchos datos más (ver también CIAR, 1.12.11).


12. ¿Sólo los medios de información alternativos exponen estas manipulaciones?

La manipulación informativa y la mentira son tan clamorosas, que los propios medios del Sistema ocasionalmente publican datos que las evidencian, aunque desde cierta equidistancia entre los bandos. A los ejemplos ya expuestos, añadamos otros:

El brasileño Paulo Pinheiro preside la comisión de Naciones Unidas encargada de investigar las violaciones de derechos humanos en Siria. Declara a El País (22.7.13): «Hay una guerra civil, pero también una guerra de propaganda. Hay números que no corresponden para nada con la realidad, por ejemplo el recuento de víctimas. Hay organizaciones que no tienen ninguna manera de corroborar los números. Hay imágenes de vídeo que no corresponden con la situación. Se repiten vídeos ya mostrados. YouTube no es una herramienta de investigación fiable. Para mí ese es el desafío principal, porque no tenemos acceso al país. Hay una instrumentalización de los medios de comunicación. Por un lado, el Gobierno trata a todos como grupos terroristas y eso es una confusión completa. Por otro lado, hay una gran tendencia a ignorar los actos de la oposición, como si fueran incapaces de cometerlos. […]

»Me reuní con ministros y con familias leales al Gobierno, cuyos familiares habían muerto en ataques. Me parecieron veraces. Llevo 30 años encontrándome con víctimas y puedo distinguir entre teatro y verdad. Pero el gobierno está enrocado. No creo que mientan siempre, pero en mis contactos con ellos y en mi correspondencia, nunca ha habido un reconocimiento de la responsabilidad de las fuerzas de seguridad ante las violaciones cometidas.»


13. ¿Qué papel desempeñan otros periodistas en esas campañas?

El citado consejero de Obama Ben Rhodes «organizó también una serie de espectáculos para periodistas en busca de emociones fuertes. Para ello se crearon dos turoperadores, uno en el gabinete del primer ministro turco Edogan y el segundo en el gabinete del ex primer ministro libanés Fouad Siniora. Se invitó a los periodistas a entrar ilegalmente en Siria con la ayuda de guías contratados al efecto. Durante meses se estuvo ofreciendo la posibilidad de viajar, desde la frontera turca, para visitar una aldea en la montaña, donde era posible hacer sesiones fotográficas con los "revolucionarios" y "compartir la vida diaria de los combatientes". […]

»Lo más extraño es que numerosos periodistas descubrieron falsificaciones enormes, sin que ello los llevara a sacar conclusión alguna. Por ejemplo, un célebre reportero fotográfico filmó a los "revolucionarios" de Baba Amro quemando neumáticos para producir un humo negro que daría la impresión de que el barrio estaba siendo bombardeado. Ese reportero transmitió las imágenes a traves de Channel4, pero siguió afirmando que había sido testigo del bombardeo contra Baba Amro que reportaba el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

»Por su parte, el New York Times reveló que fotos e imágenes de vídeo transmitidas por el servicio de prensa del Ejército Sirio Libre en las que aparecen sus valerosos combatientes fueron montadas como una obra de teatro. Las armas que aparecen en esas imágenes son en realidad juguetes que reproducen armas reales.

»Siguiendo un esquema clásico, los periodistas prefieren mentir antes que reconocer que han sido manipulados. Después de ser engañados una vez, siguen participando, ya conscientemente, en el desarrollo de la mentira a pesar de haberla descubierto» (Thierry Meyssan, CIAR, 31.7.12).


14. ¿Hay periodistas que analizan críticamente la situación?

Thierry Meyssan explica que «la Red Voltaire facilitó una gira de prensa organizada por iniciativa del Centro Católico de Información de los Cristianos de Oriente, en el marco de la apertura a los medios de prensa occidentales, apertura que el propio presidente el-Assad anunció a la Liga Árabe. Nosotros mismos ayudamos a los periodistas de los grandes medios a viajar a las zonas de combate. Nuestros colegas se sintieron al principio incómodos en nuestra compañía, al mismo tiempo porque tenían de nosotros una imagen negativa preconcebida y porque creían trataríamos de lavarles el cerebro. Pero pudieron comprobar posteriormente que somos personas normales y que nuestro compromiso no nos ha hecho renunciar a nuestro espíritu crítico» (Red Voltaire, 29.11.11).


15. ¿Cómo se viene informando sobre las víctimas de la guerra?

El londinense Observatorio Sirio por los Derechos Humanos ha emitido «noticias referentes a los "mártires niños" y las familias masacradas. Agnès-Mariam de la Croix, religiosa palestina del monasterio sirio de San Jaime, quien está difundiendo listas de víctimas de las bandas armadas, estuvo investigando un caso reciente que dio la vuelta al mundo: la masacre en el barrio Nasihine de Homs de 12 miembros de la familia Bahadour, entre ellos varios niños.

»De acuerdo con la versión recogida por Le Monde y CNN, los asesinos eran "siete hombres uniformados, partidarios del régimen". La monja se puso entonces en contacto con la familia, la cual le dio una versión opuesta: "Abdel Ghani Baha, hermano de una de las víctimas, nos dijo literalmente: 'Somos una familia sunita que trabaja para el Estado. Queremos mantenernos neutrales. Sin embargo, los insurgentes nos atacaron varias veces hasta el punto de que mi hermano quería trasladarse a otro lugar tras haber rechazado la invitación para unirse al Ejército Libre de Siria. Pero no le dio tiempo a irse de aquí'» (Rebelión, 13.2.12).

Este vídeo de ArmasContraGuerras expone el montaje de Le Monde.


16. ¿Con qué situaciones anteriores podemos comparar la desinformación sobre Siria?

Según el profesor de historia italiano Pierre Piccinin, que ha estado en Siria varias veces, «los eventos de Siria son un caso extremo de desinformación mediática, tal vez más que la guerra del Golfo de 1991, incluso que la guerra de Yugoslavia, en los años 1990, o la de Irak de 2003, o la intervención Atlántica en Libia en 2011» (CIAR, 27.3.12).

La manipulación es similar a «la situación que se produjo en Yugoslavia antes de los bombardeos de la OTAN. Recuerda que la agresión se efectuó sin el acuerdo de la ONU pero fue precedida de una campaña de desinformación mediante operaciones psicológicas.

»La mas importante fue el fraude de la matanza de Rakac atribuida a los serbios que fue catapultada a los medios a pesar de ser un fraude posteriormente reconocido.

»Fue precisamente la difusión de esta versión mentirosa de los hechos sucedidos en Rakac por el jefe de la misión de la ONU la que dio el pistoletazo de salida a los bombardeos de la OTAN. Es decir, la misión de la ONU que era idéntica a la actual y las mentiras de sus miembros amparados en su falso prestigio sirvieron de caballo de Troya para iniciar la intervención militar. Además también Kofi Anan había sido en la época el delegado de la ONU para Yugoslavia antes de los bombardeos, igual que ahora lo es en Siria» (CIAR, 29.5.12).


17. ¿Qué doble rasero se aplica al publicar noticias?

Como señalamos en nuestra parte I, el 30 de mayo de 2013 algunos medios poco conocidos informaban de que habían detenido en Turquía a "rebeldes" sirios armados con gas sarín. El País y otros medios influyentes silenciaron por completo esta información en principio decisiva. Es cierto que fue después desmentida por parte del gobernador turco de Adana (ver p. ej. 1 y 2), pero ello no puede disculpar a esos medios, pues precisamente ellos son quienes tan a menudo se han apresurado a culpar a Asad de cualquier atrocidad sin disponer de pruebas, o incluso contra toda evidencia. Aparte de que, dada la implicación de Turquía en la injerencia contra Siria, lo que debe ponerse en duda es el desmentido de sus autoridades.


18. ¿Hay censura con respecto a Siria en la prensa occidental?

Bachar el-Assad, ce lundi 2 septembre.«El 2 de septiembre, el diario francés Le Figaro entrevistaba al presidente de Siria, Bashar Al-Assad, entrevista que ha sido sometida por la prensa española a un ostracismo bochornoso, que supera ya cualquier censura. Como dice Tamer Sarkis, "este ostracismo resulta sorprendente pues, como encarnación del Mal, al presidente de Siria se le debería difundir en 'prima voce' más que nunca como modelo negativo ante 'la sociedad española'. Pero vemos que esa difusión insistente demonizadora, se detiene desde el preciso momento en que la prensa de aquí se ve ante la disyuntiva de sacarle sus propias palabras. Eso dice mucho". Le Figaro, nada sospechoso de radicalismo, justificaba la entrevista con el derecho a la expresión y a la información de las posiciones de todas las partes. En ese espíritu, La casa de mi tía publica esta traducción de Tamer Sarkis Fernández. También se ofrece el enlace a la entrevista en Le Figaro» (La Casa de Mi Tía, 7.9.13).

Al leer la entrevista, se observa que, como todo gobernante al expresarse públicamente (sea dictador o no), Asad practica la propaganda y la autobombo; pero algunos de sus argumentos son tan contundentes que dejan en evidencia a los gobiernos antisirios y sus campañas. Se comprende perfectamente la censura ejercida contra esta fuente fundamental, censura que de paso muestra cómo los acusadores niegan al acusado todo derecho a defenderse.


19. ¿Cómo se ha tratado el debate sobre este acto de censura?

El País ofreció un reportaje en el que se recogían diversas valoraciones sobre el hecho de que Le Figaro publicara la entrevista (26.9.13). En el texto se exponen principios que se aprenden en 1º de Periodismo: «Entre los expertos existe un cierto consenso […] en que la naturaleza del oficio consiste precisamente en eso, en acudir a las fuentes —sean o no dictadores o hayan matado a más o menos gente— y permitir que los argumentos de unos y de otros se escuchen. Que los periodistas no debemos decidir sobre la maldad o la bondad del entrevistado». Pero estas afirmaciones se mezclan con falsedades, como que Asad gaseó a su pueblo, y tergiversaciones, como que en la entrevista Asad amenazaba a los franceses (cualquiera que la lea comprobará que esto es mentira).

Al margen de eso, de más ya está decir que el propio El País, radicalmente belicista contra Siria desde el principo viene violando esos principios que ahí recordaba como elementales.


20. ¿Hay doble rasero y agravio comparativo?

Obviamente. En el reportaje de El País se dice: «La presencia mediática del dictador sirio dejaba claro que El Asad está dispuesto a luchar no solo a golpe de gas sarín, sino también con toda la munición propagandística a su alcance». Y un periodista, en referencia a su entrevista a Karadzic en 1995, advierte: «Hay que tener los conocimientos suficientes que permitan la esgrima con el entrevistado, evitar convertirse en simple altavoz».

Resulta grotesco que se establezcan tantas cautelas (necesarias, por supuesto) con estos personajes, mientras a la vez los medios del Sistema entrevistan con suma amabilidad y falta de espíritu crítico a gobernantes como Obama, quien, además de sus campañas guerreras, ha admitido una y otra vez que seguirá asesinando con drones –incluidos civiles como "daños colaterales"–. Para colmo, se le dedican portadas claramente propagandísticas.

Otro ejemplo reciente: El País entrevista a Avi Dichter, ex jefe del servicio de espionaje interior israelí y ex ministro de Seguridad Interior (8.11.13)… y "se olvida" de recordar los cargos de crímenes de guerra que recaen sobre él (Haaretz, 6.12.07; Center for Constitutional Rights, consulta 10.11.13).


21. ¿Qué factor ayuda a explicar estas manipulaciones?

Lo ofrece Riccardo Orizio, autor de La palabra del Diablo, libro de entrevistas a dictadores y genocidas: «Un día pueden ser aliados de Estados Unidos y todo está bien y al día siguiente pueden ser su peor enemigo. Occidente cortejaba a Gadafi y hacía negocios con él aunque todos sabían que tenía sangre en las manos. La historia está repleta de ejemplos. La política exterior es hipócrita por definición. No puede ser que los crímenes solo sean crímenes cuando nos conviene» (El País, 26.9.13).


22. ¿Hay algún ejemplo de ocultaciónvde datos en beneficio de los "rebeldes"?

«Cuando un equipo de la cadena 'Al Ikhbariya' […] fue tomado como rehén por el Ejército Sirio Libre (ASL) durante el verano de 2012, los grupos de prensa occidentales jugaron a los tres monos. Ninguno de los medios dominantes, sin embargo tan proclives a defender la libertad de la información, evocó el final trágico de Hatem Abou Yahya, el asistente de cámara del equipo ejecutado por sus secuestradores. La liberación de los otros tres miembros del equipo por el ejército gubernamental sirio no suscitó mayor entusiasmo entre nuestros fabricantes de opinión. Quienquiera que desee conocer la amplitud del apagón mediático que afectó al equipo de Al Ikhbariya no tiene más que teclear el nombre de uno de sus desgraciados periodistas en un motor de búsqueda. No se encuentra casi ninguna huella de su secuestro» (Bahar Kimyongur, www.michelcollon.info, traducido en La Haine, 1.9.13; cursiva añadida).

Claro, habían sido agredidos por quienes Obama calificó de "representantes legítimos del pueblo de Sirias", como recogimos en Verdades y mentiras sobre Siria (I): Las claves.


23. ¿Qué perfil tienen algunos de los "expertos sobre Siria" que salen en los medios?

«Muchos supuestos expertos que defendieron los ataques militares contra Siria en los principales medios de comunicación tenían vínculos no revelados con contratistas militares. […] Si bien aparecieron en la televisión o fueron citados como expertos 111 veces, sus vínculos con las empresas militares se dieron a conocer sólo 13 de esas veces. El estudio destaca el caso de Stephen Hadley, un ex asesor de seguridad nacional del presidente George W. Bush, que habló en CNN, MSNBC, Fox News y Bloomberg TV, y escribió un editorial en el Washington Post instando ataques de Estados Unidos contra Siria. En ninguna de esas apariciones se informa que Hadley se desempeña como director de Raytheon, la compañía que fabrica los misiles de crucero Tomahawk ampliamente promocionados como el arma de elección para bombardear Siria» (Democracy Now, 16.10.13).


24. ¿Cuál es la posición del diario español El País?

En las diferentes entregas de nuestra serie ha quedado evidenciado el apoyo incondicional de El País al acoso imperial contra siria, y la forma en que apoyaron la "intervención", al menos hasta que el plan de paz propuesto por Rusia se puso en marcha. Sus editorialistas se esfuerzan por retratar a Obama como un pobre hombre de paz, incluso más débil de lo que a ellos les hubiera gustado, que se metió en un lío al marcar la línea roja de las armas químicas.

Antonio Caño escribía (31.8.13): «Obama se ha visto ante la responsabilidad de acatar el veredicto de silencio de la ONU y quedarse quieto o actuar fuera de la única legalidad internacional que se conoce. El dilema es desgarrador». Pero Caño no parecía desgarrarse mucho el pronunciarse por una solución al dilema: los bombardeos. También escribía: «Este momento es particularmente angustioso para Obama, que construyó su leyenda sobre las cenizas de un predecesor arrogante y belicista». Por lo visto, no era un momento angustioso para el pueblo sirio, sino para quien se estaba preparando para agredirlos arbitraria e impunemente.


25. ¿Tiene El País comentaristas a sueldo?

Eso parecería al entrar en la sección de comentarios. El 30 de agosto en pocas horas una noticia sobre Siria había acumulado más de 3.000 comentarios, prácticamente todos ellos publicados por solo cuatro supuestos lectores, y todos ellos favorables a la guerra imperialista. Muchos de los comentarios se repetían, algo que normalmente debería haber provocado la suspensión automática. Más que sospechoso… (Investigar11s, 30.8.13).


26. ¿Qué sesgo introduce El País al informar sobre los "rebeldes"?

El diario El País, radicalmente contrario a Asad, informa (14.5.13) de que «Abu Sakar, el protagonista del vídeo que muestra la mutilación del cadáver de un soldado sirio, no es simplemente un miliciano más en el largo conflicto por el control de Siria. Fue cofundador de una de las mayores milicias que conforman el Ejército Libre de Siria y hoy tiene bajo su mando una nueva brigada con la cual se ha tomado la justicia por su mano y se ha embarcado en una batalla de tintes más sectarios que revolucionarios». Asumen absurdamente que el movimiento "rebelde" en principio es de tipo "revolucionario".

«Sakar respondió en abril bombardeando desde el otro lado de la frontera varias localidades libanesas chiíes en el valle de Bekaa. […] Posó recientemente junto a lo que él mismo dijo que eran cuerpos de milicianos de Hezbolá caídos en combate. En otra grabación apareció cargando lanzacohetes antes de disparar a las ciudades libanesas en las que sembró el caos, extendiendo la violencia a los países vecinos.»

El sesgo manipulador de El País se puede apreciar en la conclusión de la crónica: «Todas esas imágenes han sido como un regalo para el régimen, que las emplea ahora para demostrar que no todo en la oposición es moderación y raciocinio». ¿Acaso los "rebeldes" se han caracterizado en algún momento por la moderación y el raciocinio (ver nuestra parte V)?


27. ¿Qué ocurrió con los medios de comunicación del gobierno sirio?

En noviembre de 2013 Estados Unidos, no contento con contaminar de propaganda imperial a la prensa mundial, también cortó el acceso a la web de SANA, la agencia oficial siria. De este modo se impedía que un gobierno hostigado, sentenciado y condenado sin juicio pudiera ofrecer su versión, e impedía a los ciudadanos del "mundo libre" contrastar mínimamente la basura mediática del Sistema. Para colmo, disfrazaban su censura con el cuento de que lo hacían con el objetivo de defender la libertad de expresión (Dallas Observer, 30.11.12).


28. ¿Cómo opera la propaganda de guerra en general, y en el caso sirio en particular?

Enric Llopis, resumiendo una conferencia de la politóloga Ángeles Diez, escribe: «La propaganda de guerra […] utiliza como base hechos ciertos (de lo contrario la manipulación resultaría demasiado grosera, aunque en la guerra de Iraq se utilizó directamente la mentira). Por ejemplo, es un hecho real que en Siria se ha usado armamento químico. Pero el paso siguiente, es atribuir su uso (no demostrado) a Bachar Al-Assad. También es cierto que en Siria ha habido manifestaciones pacíficas reprimidas por el gobierno, pero la propaganda convierte estas protestas en "revoluciones". […]

»Además, da resultado la propaganda de guerra porque se apoya en "matrices de conocimiento" ya formadas. En marcos mentales ya construidos. De ese modo, cuando en un informativo convencional se habla de "régimen sirio", el espectador poco avezado lo asimila a "dictadura" por las "matrices de conocimiento" previamente instauradas. A partir de ahí, cualquier imagen de menores asesinados o edificios derruidos se atribuirán al dictador sirio. […]

»Pero lo importante es que estos mecanismos, además de propagarse por todos los canales y espacios de sociabilidad, se confunden con la vida cotidiana. La lectura de un cartel callejero en el que se pida "ayuda de emergencia" para Siria se convierte (con una "matriz de conocimiento" ya implantada) en la justificación de una intervención militar.

»En el relato mediático sobre los conflictos de Afganistán, Iraq, Libia y Siria se dan, por lo demás, unas pautas comunes: el sufrimiento de la población civil sometida a una dictadura; se "vende" la idea de que son países que suponen una amenaza para el planeta, gobernados por dictadores criminales que bombardean y masacran a su pueblo. Se dice, asimismo, que la población está en contra de los tiranos (sin embargo, en la invasión de Iraq de 2003 no se pudo visibilizar esta oposición interna a Saddam Hussein, como demuestra el muy escaso seguimiento que hubo al derribo de su estatua como colofón a la guerra; por el contrario, las masivas manifestaciones de apoyo al gobierno sirio no han aparecido en ningún medio)» (Rebelión, 14.10.13).


29. ¿Cómo podríamos sintetizar lo que ocurre con la cobertura mediática de este conflicto?

Lo resume muy bien Benjamín Forcano, sacerdote y teólogo claretiano (Cuarto poder, 4.9.13): «La red mediática occidental incrementa su guerra contra el régimen de Bachar Al Assad. Sería un milagro que la gente no lo detestara después de todos los crímenes que, sistemáticamente, se le vienen atribuyendo. Una guerra no se puede llevar a cabo sin antes falsear la realidad de lo que ocurre y lograr que, inconscientemente, la opinión pública la haga suya. […]

»Desde el inicio, la oposición está nutrida de bandas o escuadrones que asedian, roban, queman, bombardean y matan a cuantos no se pasan a la oposición. Y nuestra prensa exhibe a diario, como derechos humanos triturados, lo que es terrorismo disfrazado de Estado, en este caso de Estados Unidos, Inglaterra, Francia… […]

»De nuevo el cinismo de los poderosos imperialistas se impone: ayer fue Irak, con el pretexto y fraude de la existencia de armas de destrucción masiva; hoy es Siria, con el uso de armas químicas.»

En el artículo, Forcano además aporta numerosos datos y argumentos que evidencian la manipulación informativa llevada a cabo.

Para escribir al autor: guillermosanchez@laexcepcion.com
© LaExcepción.com

Acceder a la serie completa “Verdades y mentiras sobre Siria”

[Portada] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.