[Desde mayo de 2001]
laexcepcion_logo
Portada | Actualidad | Asuntos Contemporaneos | Nuestras Claves | Reseñas

 

Inicio > Asuntos Contemporáneos > Política internacional

Algunas claves sobre el Estado Islámico (III): Los planes del Imperio
© Guillermo Sánchez
www.laexcepcion.com (6 de octubre de 2014)

El Imperio juega a todas las bandas, promoviendo grupos terroristas (no existen los "moderados", aunque así los llamen a veces), siguiendo el viejo proyecto de fragmentar los países de la región y buscando la hegemonía global.

En la primera parte de esta serie explicamos que el Estado Islámico (EI; también llamado EIIL, ISIS o Daesh) es la última forma que han adoptado los grupos terroristas financiados por Estados Unidos y sus aliados con el objetivo de destruir y desestabilizar algunos países de la región. En la segunda parte analizamos los vídeos sobre ejecuciones de occidentales: contienen evidencias de manipulación y han sido difundidos por una agencia vinculada a los servicios secretos estadounidenses; frente a otros vídeos más salvajes, auténticos, que fueron ignorados durante años, los actuales han aparecido en el momento oportuno y han recibido una gran resonancia mediática con el objetivo de fomentar el apoyo de la población a la "intervención" en Irak y Siria.


El Imperio juega a todas las bandas

El Imperio siempre juega con varias barajas (Orwell ya nos avisó de esto en 1984). Lo han hecho en Irak: «Tras derrocar a Sadam Huseín, Estados Unidos instaló en el gobierno a otro títere, Nuri al-Maliki, y ocho años después le ha propinado a este un golpe de estado acusándolo de desgobierno y divisionismo, cuando lo que realmente incomodó a Washington –según el excongresista Ron Paul fue su negativa a conceder la inmunidad solicitada para los miles de soldados estadounidenses que Obama quería mantener en el país» (Canarias Semanal, 28.8.14; ver la amenaza de estilo mafioso de Kerry a Maliki, El País, 12.8.14, y el análisis de N. Armanian, Público, 25.6.14).

En Egipto, Estados Unidos, tras fomentar la "primavera árabe" en la región, apoyó la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes (viejos aliados de Occidente), pero cuando quedó amortizada su función pseudorrevolucionaria para quitar a Mubarak (otro tradicional aliado occidental, también amortizado en 2011), Estados Unidos favoreció la caída y persecución de los Hermanos Musulmanes y apoyó al proisraelí Al-Sissi.

Con toda variedad de grupos "yihadistas" en la región, el Imperio también recurre constantemente a un juego de equilibrios, basado en financiación y apoyos por la puerta de atrás, condenas, alianzas (mediante regímenes amigos que hacen de intermediarios), enfrentamientos… siempre al servicio de sus intereses geoestratégicos.

En el caso del Estado Islámico (EI), este grupo durante estos años ha cumplido la misión desestabilizadora para la cual fue promovido; ahora el Imperio "interviene" para "ponerlos en su sitio".


Jorasán: ¿un nuevo espantajo teledirigido?

«Mike Morell, exsubdirector de la CIA, dijo a CBS News que existe un grupo terrorista que representa una amenaza más grave y directa para Estados Unidos que el Estado Islámico. Morell ha afirmado en una entrevista para la cadena CBS News que la organización radical pakistaní Jorasán, conocida hasta hace poco solo por el Gobierno de Estados Unidos, centra su actividad en las amenazas contra la aviación del país norteamericano. De acuerdo con el exjefe de la CIA, el grupo cree que atentando contra las líneas aéreas perjudicarán el conjunto de la economía estadounidense, como demostró el 11-S» (RT, 19.9.14).

Para ser una organización tan peligrosa, violenta y ambiciosa, suena rarísimo (aunque esto ya es habitual) que sólo el gobierno de Estados Unidos conociera su existencia hasta hace poco… Todo apunta a que estamos ante una nueva franquicia del conglomerado CIA/Al-Qaeda/"rebeldes sirios"/Estado Islámico (ver también Global Research [GR], 27.9.14).

Para el historiador belga Pieter van Ostaeyen «está claro que el nombre es de origen estadounidense», pues «este topónimo iraní (así se llama una provincia del país persa) nunca fue mencionado por ningún movimiento yihadista antes de que empezaran a hablar de él en Estados Unidos». El periodista Jason Ditz considera que ese grupo ni siquiera existe (RT, 30.9.14). De momento…


¿Son diferentes los combatientes "moderados" y los integristas?

Desde el inicio del levantamiento contra Asad en Siria, el Imperio y los medios a su servicio se han empeñado en diferenciar entre los "rebeldes moderados y democráticos" y los rebeldes "yihadistas". Se supone que cuando Obama declaró "representantes legítimos del pueblo sirio" a los "rebeldes", se refería exclusivamente a los primeros. Pero en la parte V de nuestra serie sobre Siria ya demostramos que los rebeldes cuentan con elementos terroristas dominando sus filas desde el principio.

Así lo demuestran muchas evidencias más: por ejemplo, Osman Karahan, un turco que trabajaba como abogado de Al Qaeda murió en Alepo en junio de 2012 mientras combatía con el "Ejército Libre Sirio" (La Haine, 27.1.14).

Más recientemente, France Press ha informado de un acuerdo de no agresión entre "rebeldes" sirios y "yihadistas" del Estado Islámico en Damasco, dado que tienen un enemigo común: Bashar al-Asad (GR, 14.9.14). Vemos una vez más, por tanto, que el objetivo de todas estas operaciones no es defender a las minorías religiosas, sino derrocar al presidente sirio (prácticamente el único que lleva años protegiendo a los cristianos de su país), y para ello Occidente ha financiado a los grupos terroristas que finalmente se han organizado como Estado Islámico.

El propio ex agente de la CIA Bob Baer reconoce en una entrevista a la CNN posterior a la decapitación del periodista Sotloff que «no hay rebeldes moderados en Siria» (wwwMOXNEWScom, en YouTube, 10.9.14). J. Lévesque (GR, 19.9.14) documenta las estrechas relaciones entre el "Ejercito Libre Sirio" y el EI, algo que incluso aparece en informes de "organizaciones de derechos humanos" totalmente favorables a las "intervenciones humanitarias", como HRW.

El embajador sirio Bachar al-Jaafari presentó al Consejo de Seguridad de la ONU el 14 de julio de 2014 una carta del 17 de enero de 2014 del comandante en jefe del "Ejército Libre Sirio" (ELS) que muestra que Turquía y Francia enviaron municiones al ELS… y a la vez al Frente al-Nusra, clasificado como miembro de al-Qaeda por el Consejo de Seguridad de la ONU (Red Voltaire, 22.9.14).

El senador estadounidense McCain, al ser acusado por el senador Rand Paul de aparecer en unas fotografías junto a terroristas sirios (ver la parte I de esta serie), se ha "defendido" con unas palabras que implican todo un reconocimiento: «¿Ha estado Rand Paul alguna vez en Siria? ¿Se ha encontrado alguna vez con el Estado Islámico? ¿Se ha encontrado alguna vez con alguna de estas personas? ¡No, no, no! […] Conozco a esta gente. Estoy en contacto con ellos todo el tiempo. Y él, no. No lo está. No lo está» (RT, 2.10.14).


Financiación encubierta… y abierta

En enero de 2014, el Congreso de Estados Unidos votó en secreto financiar a los "rebeldes sirios". «En su discurso anual sobre el Estado de la Unión, pronunciado […] el mismo 28 de enero, el presidente Barack Obama trató de ocultar las contradicciones de Estados Unidos. Al referirse a la lucha contra al-Qaeda, el presidente afirmó: "En Siria, apoyaremos a la oposición que rechaza el programa de las redes terroristas". Obama no precisó, sin embargo, cuál es la oposición "que rechaza el programa de las redes terroristas" ni quién la representa. […] La información de Reuters no ha sido dada a conocer por los medios de difusión estadounidenses, que no están autorizados a mencionar la existencia de las reuniones secretas del Congreso. Hasta ayer –28 de enero de 2014– la mayoría de los medios de prensa de los países miembros de la OTAN también estaban plegándose a esa medida de censura» (Red Voltaire, 29.1.14).

Como la "comunidad internacional" y casi todos los medios siguen el juego del Imperio de distinguir entre "rebeldes sirios" y "terroristas islámicos", Estados Unidos puede seguir financiando y entrenando abiertamente a los grupos armados haciendo creer a casi todos que esas armas se usarán contra el Estado Islámico. De este modo, Obama descarada e impunemente firmó el 20 de septiembre de 2014 «una ley que amplía la autoridad del Pentágono para entrenar y armar a los rebeldes sirios en la lucha contra el Estado Islámico […]. El Pentágono aseguró hoy que comenzará "muy pronto" el proceso de selección de rebeldes moderados sirios para que sean entrenados en instalaciones de Arabia Saudí, pero que llevará "entre 8 y 12 meses" antes de que puedan regresar a su país para luchar contra el EI. […] Estados Unidos ha proporcionado desde mediados del año pasado armas ligeras y entrenamiento a rebeldes sirios desde Jordania, pero lo hacía de forma encubierta, a través de un programa de la CIA» (ABC, 20.9.14).

Por otro lado, países europeos compran petróleo al Estado Islámico, proporcionándole financiación (Sott.net, 15.9.14).


Un objetivo esencial: fragmentar los estados árabes de la región

Algunos se empeñan en calificar de "error" la "intervención" de Bush en Irak, así como la gestión posterior de esta situación por parte de Obama. Lo cierto es que tanto un presidente como otro vienen cumpliendo el plan, explícitamente trazado desde principios de siglo, de fragmentar los estados árabes de la región (ver La guerra de Bush y Obama).

«La Administración Bush instaló un régimen chiíta en Bagdad, marginando a los sunitas, y después organizó unas fuerzas militares igual de divididas, para que sucediera lo que ha ocurrido ahora: los oficiales y soldados chiítas de Mosul no han defendido a la población sunita agredida por los yihadistas, a pesar de que el Pentágono cobró una ingente cantidad del bolsillo de los iraquíes para entrenar a 930.000 soldados. […]

»¿Quién sabe?, quizás se está llevando a cabo el Plan Yinon, lanzado en 1980 por un analista israelí, consistente en explotar las tensiones étnico-religiosas de los árabes y musulmanes, con el fin de desintegrar sus países, y especialmente enfocado en Siria e Irak. […]

»Obama tiene su estrategia: se hace de rogar para bombardear el país. Sabe que cuanto mayor sea el incremento de violencia en Irak, más peticiones recibirá de todas partes para acometer una reocupación –esta vez legal– del país, pasando a ser recordado como el salvador de los iraquíes, y borrando de un plumazo la infame invasión de su país» (N. Armanian, Público, 16.6.14).

El Estado Islámico «es, en realidad, una herramienta de la estrategia estadounidense de destrucción de Estados mediante guerras secretas. Varios de sus jefes provienen de las formaciones islamistas libias que, inicialmente clasificadas como terroristas, fueron armadas, entrenadas y financiadas por los servicios secretos de Estados Unidos para derrocar a Muammar el-Gadafi.

»Cuando se inició la guerra secreta por el derrocamiento del presidente Assad numerosos combatientes que se hallaban en Libia llegaron a Siria, donde se unieron a otros, que en su mayoría no eran sirios sino que provenían de Afganistán, Bosnia y Chechenia, entre otros países. Fue precisamente en Siria donde el EIIL edificó gran parte de su fuerza. Y fue también en Siria donde los «rebeldes», infiltrados en ese país desde Turquía y Jordania, recibieron cargamentos de armas, provenientes también de Croacia, a través de una red organizada por la CIA (red cuya existencia ha sido incluso documentada en una investigación del New York Times). […]

»De conformidad con la perspectiva de rediseño del "Medio Oriente ampliado" concebida en 2001 por el estado mayor estadounidense y el informe de la Comisión Baker-Hamilton de 2006, el entonces senador Joe Biden [hoy vicepresidente de Obama] y el presidente del CFR [Consejo de Relaciones Exteriores], Leslie H. Gelb, propusieron retirar las tropas estadounidenses de Irak después de lograr la federalización del país […]. El plan fue presentado al Senado estadounidense por el demócrata Joe Biden y el republicano Sam Brownback, dos senadores cercanos al estado mayor de las fuerzas armadas estadounidenses. "The Biden-Brownback Resolution" fue adoptada en el Senado el 25 de septiembre de 2007 […]. Pero la administración Bush retrasó su aplicación porque seguía esperando la oportunidad para desatar la guerra contra Irán. La ofensiva conjunta de los yihadistas del EIIL y los peshmergas kurdos viene a reactivar ese viejo proyecto» (M. Dinucci, Red Voltaire, 18.6.14).


Un viejo proyecto

«En un sorprendente artículo redactado el 13 de septiembre de 2001 para la revista de las fuerzas terrestres estadounidenses Parameters, el coronel Ralph Peters observaba que Washington no tiene fundamentalmente nada que temer del terrorismo y que no debe vacilar en utilizarlo. También señalaba, al referirse al proyecto de rediseño del "Medio Oriente ampliado" (que incluso delimitó en mapas entregados a la Comisión Baker-Hamilton), que Washington no debe temer el caos generalizado en el mundo árabe ya que, en definitiva, cuando estén divididos en micro-Estados, los árabes no tendrán más opción que recurrir a Estados Unidos para defenderse de la voracidad de Israel» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 21.9.14).

Ya en 2006 M. D. Nazemroaya exponía el plan de Condoleeza Rice (secretaria de Estado con G. W. Bush) de diseñar un "Nuevo Oriente Medio", consistente en la balcanización de la zona, que se esboza en un mapa que circuló en medios militares y de "inteligencia". El proyecto coincide con los planes explicitados por el influyente (durante décadas) estratega Z. Brzezinski (ver "Plans for Redrawing the Middle East: The Project for a 'New Middle East'", GR, 14.6.14). La "primavera árabe", los movimientos "rebeldes" y los grupos terroristas promovidos por la CIA en la región en estos últimos años se ajustan perfectamente a ese plan.


Falsos refugiados difunden la inestabilidad

La inestabilidad se extiende por la región. Cáritas Líbano denuncia que «potencias enemigas» ("lástima" que no den nombres…) quieran desestabilizar el país: entre los refugiados que llegan al Líbano hay hombres armados del Estado Islámico. Esta ONG lanza la incómoda pregunta: «¿Por qué Arabia Saudita y Qatar hasta ahora no han acogido ni un refugiado sirio?» (Religión en Libertad, 3.10.14). La respuesta es obvia: porque son esos aliados del Imperio quienes han movilizado las hordas de terroristas que asolan la región.


¿Acabarán con Siria, como han hecho con Libia e Irak?

«Una de las causas por la que la oposición terrorista al gobierno de Siria no ha logrado derrocar a Al Assad después de luchar más de tres años, a partir de los movimientos disparados por la llamada primavera árabe que terminó con la caída de los regímenes de Túnez, Egipto y Libia, es que no cuenta con el apoyo de la mayoría del pueblo sunita sirio. Los terroristas no pueden reunir la masa crítica de población necesaria para que la rebelión no se autoextinga. Por ello necesitan apoyo militar externo como la del núcleo Estados Unidos-OTAN-Golfo que para justificar la intervención utiliza su herramienta, el Daesh. […]

»El gobierno de Siria ha advertido que cualquier operación militar unilateral de Estados Unidos en su territorio, será considerada una violación de su soberanía. Por su lado el régimen de Obama, al no coordinar con el presidente al Assad los ataques contra el Daesh en Siria, da lugar al bombardeo no solo de los extremistas sino de las mismas fuerzas del Ejército Árabe Sirio. Es más, Obama advirtió: "Si las fuerzas del gobierno de al Assad se atreven a atacar aeronaves estadounidenses en el espacio sirio durante las operaciones militares contra el Daesh, ordenaré a las fuerzas estadounidenses destruir el sistema de defensa aérea sirio, lo que llevará al derrocamiento de Assad". [NYT, 13.9.14] Y ha ido aún más allá. El Secretario de Defensa, Chuck Hagel, afirmó que si Siria ataca a la oposición moderada, como el Ejército Libre de Siria, Estados Unidos atacará a su vez a las fuerzas sirias. Aquí, la respuesta de canciller Lavrov dada en la conferencia de París, marca una jugada importante: "Bagdad y Damasco son aliados naturales en la lucha contra el Estado Islámico. En Irak y en Siria el enemigo es el mismo y aquí no puede haber lugar para dobles raseros. [...] Moscú prestará toda la ayuda militar posible a Siria e Irak para combatir el terrorismo". En otras palabras, Rusia se involucrará militarmente apoyando al gobierno de al Assad» (G. Herren, Argenpress, 19.9.14). Pero se ha podido comprobar estos años que Rusia, altamente dependiente de Occidente, no siempre planta cara al Imperio.


De fondo, Irán

«En esta empresa de matarse entre los hermanos, hasta el ayatolá iraquí, Alí Sistani, se ha metido. En vez de invitar a dialogar con los representantes sunitas, laicos, chiítas, árabes y kurdos de la sociedad descontenta iraquí, está incitando a una guerra religiosa, llamando a los chiítas a luchar no se sabe contra quién. […] Barack Obama intenta envolver a Irán en esta mortal trampa y convertirlo en carne de cañón de sus intereses. Y, de paso, regalar sus restos a Netanyahu. El presidente Rohani se prepara para caer en ella de cabeza: ha dicho que lo hará cuando los yihadistas suníes ataquen los santuarios chiítas en Irak» (N. Armanian, Público, 22.6.14).

Y es que controlar Irán es una fijación del Imperio (ver Libia, Siria, Irán: Paradas sucesivas del tren imperialista).


Desestabilizando Rusia y China

«Desde hace dos semanas, se ha iniciado una purga entre los oficiales provenientes del Magreb. Los tunecinos que tomaron el aeropuerto militar de Raqqa, el 25 de agosto de 2014, fueron arrestados por desobediencia, juzgados y ejecutados por orden de sus superiores. El "Emirato Islámico" tiene intenciones de restar protagonismo a sus combatientes árabes y promover a los chechenos amablemente puestos a su disposición por los servicios secretos georgianos. […]

»Desde junio de 2014, Estados Unidos y Turquía han introducido en el noreste de Siria cientos de yihadistas chinos traídos incluso con sus familias. Algunos se convierten de inmediato en oficiales. Se trata principalmente de miembros de la etnia uigur, o sea, chinos de la República Popular China pero musulmanes sunitas turcófonos» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 22.9.14; ver ABC, 23.9.14).

«Recibirán allí entrenamiento con vista a la posterior desestabilización de China, en una maniobra similar a lo que ya se hizo con los combatientes de Osama ben Laden –inicialmente reunidos en Afganistán contra el gobierno comunista afgano y posteriormente utilizados contra Rusia en Chechenia y contra China en la región de Xinjiang–, hasta que acaben chocando con la Organización de Cooperación de Shanghai» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 21.9.14).

«Es por lo tanto evidente que, a largo plazo, el "Emirato Islámico" extenderá sus actividades a Rusia y China y que esos dos países son los blancos finales de sus acciones. […]

»Cuando la OTAN haya extendido el caos a todo el mundo árabe, incluso en el territorio de su aliado saudita, enfilará el "Emirato Islámico" contra las dos grandes potencias en desarrollo, que son Rusia y China» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 22.9.14).


Hegemonía global

«La visión espacial de las elites de poder del imperio anglosajón y sus estrategas no es regional sino de alcance planetario, y en lo temporal no calcula en términos de microhistoria sino de macrohistoria, es decir, por varias generaciones a futuro. Así Oriente Medio, Ucrania y la cuenca del Donbas, el Cáucaso y el Transcáucaso, aunque geográficamente diferentes, son regiones energéticas adyacentes y geopolíticamente conexas. Desde 2011, la política exterior de Washington reenfocó su atención hacia el corazón de Asia: Rusia y China, las únicas potencias con capacidad real para resistir a Estados Unidos y Gran Bretaña. Mientras mantiene a Rusia ocupada en el frente abierto en Ucrania, lanza el ataque a Siria» (G. Herren, Argenpress, 19.9.14).

Nota: Las negritas de las citas son añadidas.

Para escribir al autor: guillermosanchez@laexcepcion.com
© LaExcepción.com

Acceder a todos nuestros artículos sobre Oriente Próximo

Fuentes de las imágenes: thefederalistpapers.org, voltairenet.org, globalresearch.org y Twitter.

[Portada] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.